Se llaman nebulosas

Maricela Guerrero | Se llaman nebulosas

Se llaman nebulosas gira, temáticamente, en torno a la figura del hijo: de su concepción a sus primeros meses. Pero lejos de sentimentalismos fáciles, Guerrero propone, ante todo, una escritura renovadora. Una escritura formalmente audaz, a la vez que desparpajadamente conmovedora, divertida, refrescante.
Capaz de referirse al hijo que logró, pese a diafragmas y medidas preventivas, alojarse en el vientre materno como “hijo okupa/ hijo paracaidista”. O entonar dulcemente una nana rarísima y posmoderna, casi como para arrullar marcianos: “Duérmete mi niño/ y cabalga galaxias…”

Descarga aquí 

¿Te interesa apoyarnos? ¡Ahora puedes ayudarnos con tu tarjeta de débito o crédito en Patreon!