El postporno era eso

Maria Llopis | El postporno era eso

Así que la Caperucita Roja del cuento, después de ser violada, golpeada y humillada durante siglos, quiere asumir el papel del lobo. Pero son demasiados los abusos a los que ha sido sometida, así que nos vemos obligadas a pegarnos entre nosotras para poder abrir, sentir y llorar las heridas que heredamos de generaciones y generaciones de fábulas. Y así redimirlas y escribir nuevos cuentos.

Todas las Caperucitas Rojas se vuelven lobos en la práctica postpornográfica.

Descargar aqui

¿Te interesa apoyarnos? ¡Ahora puedes ayudarnos con tu tarjeta de débito o crédito en Patreon!