El eterno femenino

Rosario Castellanos | El eterno femenino

Rosario Castellanos, escritora mexicana, siempre buscó plasmar en sus obras aquella ideología feminista que busca la reivindicación de la mujer, así como una lucha constante por encontrar otro modo de ser mujer, donde se rompan los estereotipos femeninos impuestos por la sociedad.
El eterno femenino, única obra teatral realizada por la escritora, muestra al lector de una forma sarcástica y cómica, pero al mismo tiempo realista, la condición femenina en una sociedad inmersa en el dominio de los varones, así como los roles a los cuales la mujer se ha tenido que someter para ser aceptada o reconocida dentro de la sociedad.
Lupita, protagonista de la obra, está a punto de casarse; se encuentra en un salón de belleza, donde, al buscar el peinado ideal para la boda, la dueña del salón le pone una secadora para el cabello que insita a tener sueños, esto para mantenerlas ocupadas y evitar que “piensen”. Al usar esta secadora, Lupita tiene una serie de sueños donde desfilan varios de los personajes femeninos que causaron controversia a lo largo de sus existencias y la historia en general, tales como Eva de la Biblia, la Malinche, Sor Juana, entre otras; así como ciertos arquetipos femeninos adoptados por Lupita dentro de sus sueños: la mujer virginal, sufrida, la víctima; la mujer emprendedora y entregada a su trabajo e inmune al amor.
El personaje de Lupita se ve representado a través de las distintas mujeres que aparecen en sus sueños, despertando siempre aterrorizada de aquellos estereotipos que se niega a adoptar, lo que hace que el lector a su vez también despierte como Lupita, y reflexione y acerca de la condición femenina.
El eterno femenino no es una obra de teatro que va dirigida y puede ser leída sólo por mujeres, ya que si a la mujer la hace reflexionar acerca del rol impuesto incluso por la mujer misma.
Rosario Castellanos autonombra a El eterno femenino como una farsa, quizá por el carácter cómico y humorístico que maneja, mas sin embargo, en esta obra dividida en tres actos, que tiene único escenario, un salón de belleza, no se deja de lado el carácter ideológico y el objetivo principal de la pieza teatral, ya que fue escrita a petición del director Rafael López Miarnau y la actriz Emma Teresa Armendáriz, interesados en la preocupación de la escritora por los problemas de la mujer.
En esta obra de teatro se hace un evidente contraste de los estereotipos femeninos más conocidos y aún vigentes. Además, con la exageración y caricaturización de estos estereotipos, el lector se divertirá con el buen humor que posee esta obra de teatro, y al mismo reflexionará sobre la condición actual femenina y sobre aquél otro modo de ser mujer que nos propone Rosario Castellanos no solo a lo largo de esta obra, sino también en su prosa y en su poesía.

Descarga aquí

¿Te interesa apoyarnos? ¡Ahora puedes ayudarnos con tu tarjeta de débito o crédito en Patreon!